De la Juventus al Bayern pasando por Liverpool o Roma: Europa retrata al Barça

Los partidos ante la Juventus se han convertido en los últimos años en el indicativo perfecto de en qué momento se encuentra el FC Barcelona, Contra el equipo bianconero levantó su última Champions en junio de 2015, también cayó eliminado con contundencia en 2017 en el inicio del declive continental del conjunto culé y finalmente fue de nuevo goleado este martes en el Camp Nou dejando en evidencia que el Barça sigue muy lejos de los grandes equipos del Viejo Continente.

En las últimas cinco temporadas, la entidad blaugrana va de goleada en goleada (en contra) en Europa. Lo que parecía un accidente en 2017 (PSG y Juve) pasó a ser achacado a su fragilidad fuera de casa (en Roma y Liverpool) para convertirse finalmente en una rutina (Bayern y Juventus de nuevo) causada por la decadencia del Barça.

La remontada ante el PSG
La primera goleada recibida por los culés fue en 2017 y es de grato recuerdo por cómo acabó la eliminatoria. El PSG le superó claramente en el Parque de los Príncipes (4-0) pero tras ese batacazo, el Barça se repuso y en una noche para la historia remontó la eliminatoria (6-1) para pasar a los cuartos de la Champions con Neymar como líder y el gol final de Sergi Roberto.

El muro de la Juve
Lo de París fue solo el aviso, la eliminación llegó en la siguiente ronda ante la Juventus, que goleó al Barça en Turín (3-0, con dos goles de Dybala y uno de Chiellini).

La dura derrota a domicilio no pudo esta vez darse la vuelta en el Camp Nou, donde la Vecchia Signora demostró su tremenda solidez defensiva. Buffon y su zaga fueron un muro insalvable y eliminó al Barça de una Champions que, para colmo, ganó el Real Madrid ante los turineses.

La debacle de Roma
La eliminación, la temporada siguiente, en Roma fue probablemente la más inesperada. El Barça no solo era el claro favorito en la eliminatoria, también había ganado cómodamente el partido de ida por 4-1. En el Olímpico, los culés se bloquearon cuando encajaron el segundo gol (Dzeko hizo el primero, De Rossi el siguiente) y encajaron el definitivo 3-0 en el minuto 82 tras un córner cabeceado por el griego Manolas. En la capital italiana se vio a un equipo sin personalidad ni el necesario espíritu competitivo.

La hecatombe de Liverpool
Cuando en 2019 el Barcelona derrotó al poderoso Liverpool por 3-0 en el Camp Nou con una exhibición de Leo Messi, sus jugadores aseguraron haber aprendido la lección del año anterior en Roma.

Sin embargo, en el partido de vuelta en Anfield, de nuevo se vio a un equipo culé superado totalmente por el escenario y los reds les pasaron totalmente por encima. El córner que supuso el 4-0, con todos los jugadores mirando a otro lado y Wijnaldum rematando a placer, fue el perfecto reflejo de un equipo hundido no solo futbolísticamente, también anímicamente.

Goleada para la historia
El Barcelona tocó fondo con el 2-8 encajado en Lisboa ante el Bayern en la Champions post parón por la pandemia el pasado mes de agosto. Fue una masacre, un partido más propio de equipos de distinta categoría que de unos cuartos de final de la Champions.

La histórica goleada reflejó un claro fin de ciclo de muchos jugadores, pero finalmente el pato solo lo pagaron el entrenador (Quique Setién) y Luis Suárez, pese a que tras el partido hasta Gerard Piqué señaló que había que hacer cambios radicales e incluso se ofreció a salir del club si éste lo estimaba conveniente.

De nuevo la Juve… y con Cristiano
La última goleada recibida por los azulgranas no ha sido en una eliminatoria sino en la fase de grupos. Por primera vez en más de una década, los culés no se han clasificado como líderes de su grupo pese a que les valía hasta con perder por 0-2 para lograrlo. La Juve, con Cristiano como estrella ante un Messi insistente pero errático, ganó por 0-3 dejando además la sensación de que si hubiera necesitado más goles, los hubiera logrado.

Es la goleada más reciente de los blaugranas, que ven en el horizonte a rivales temibles en el cruce de octavos (Liverpool, Bayern, Chelsea, Manchester City, Borussia Dortmund…). El objetivo ya no es ganar la Champions, es lograr al menos plantar cara y no sumar otra nueva debacle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *